El contexto de los comerciantes ha cambiado, ya que las ventas han bajado entre un 20 y un 25% desde septiembre de 2017. En esta situación, el comercio online es necesario para no quedar reducidos únicamente al cliente local.

A causa de esta necesidad, los comerciantes denuncian que el país no está preparado: más que la accesibilidad a las plataformas de pago, aseguran que el problema está en la aduana, critican que hay un problema logístico y que la aduana no está preparada, y que esa falta de preparación es competencia de Govern. “Si no somos capaces de resolver el problema logístico, por más que tengamos los medios de pago, las ventas no se realizarán ni seremos eficientes en el tiempo de entrega, que hoy en dia es muy importante”, ha alertado la presidenta de la “associació de comerciants de Meritxell”, Sónia Yebra.

Yebra ha destacado que, para competir con plataformas como Amazon, hace falta solucionar este escollo, y ha explicado que llevan tiempo hablando con el ministerio, la Cambra de Comerç y la CEA.

En lo que respecta a las plataformas de pago, el miércoles pasado el consejo de ministros aprovó la modificación de la ley de servicios de pago y el dinero electrónico, que amplia el abanico de proveedores que pueden ofrecer servicios de pago más allá de las entidades bancarias.

Fuente: AndorraDifusio.ad