Obras en Sant Julià de Loria

En el marco del proyecto de desviación de tránsito en Sant Julià de Lòria, Govern ha adjudicado las obras del puente Isidre Valls por 1,8 millones de euros, que han de unir la avenida Francesc Cairat con el futuro desvío. Esta obra forma parte de la fase 1 de remodelación del enlace entre la CG1 y la CS de Fontaneda. El termino de ejecución previsto es de 15 meses.

Esto provocará cambios de circulación en lo que respecta a la movilidad de entrada y salida de la parroquia laurediana, ya que habrá un doble carril tanto de subida como de bajada: los vehiculos que se desplacen en dirección a España lo podrán hacer por la nueva desviación, mientras que los que suban al Principado seguirán pasando por la CG1. Pese a ello, desde el Ministeri d’Ordenament Territorial no se ha querido quitar la totalidad del tránsito del núcleo de Sant Julià, para no perjudicar ni a los comercios ni a la parroquia.

Ahora quedará pendiente la construcción de la futura desviación por el antiguo camping Huguet, que Govern pretende licitar el próximo mes de setiembre y adjudicarlo antes de que se acabe este año, con un termino de ejecución de 12 meses. Actualmente, están en marcha las obras de la rotonda de Fontaneda, que se adjudicaron a finales del año pasado por 2,7 millones de euros y tienen un termino de ejecución de 18 meses. El objetivo, segun el ministro Jordi Torres, es que la totalidad de las obras de esta fase 1 estén acabadas en diciembre de 2019.

De este proyecto de movilidad ya están en marcha las fases 3 y 4, que son el túnel de la Tàpia y sus accesos de Aixovall, respectivamente. Por lo que respecta a los trabajos de la fase 2, el ministro ha explicado que dependerán de la previsión presupuestaria y del funcionamiento que tenga esta parte de la desviación.

Fuentes: Diari Ara Andorra i Govern d’Andorra.