Las actuales franquicias comerciales establecidas dentro del acuerdo aduanero de 1990, y que establecen el límite de productos que los viajeros pueden pasar por la frontera sin tener que declarar, se mantendrán dentro del acuerdo de asociación con la unión europea. Así lo han comunicado el jefe de gobierno y el ministro de asuntos externos andorranos, Toni Martí y Gilbert Saboya, durante la reunión de la mesa del pacto de estado que ha tenido lugar este lunes por la mañana con los agentes económicos y sociales del país.

Se mantendrán, por ejemplo, el cartón y medio de tabaco, el litro y medio de licores de más de 22 grados o los hasta 900 euros en productos industriales en general. Lo que si se tocará son algunas limitaciones actuales de estas franquicias, las que van en función del peso, que se sustituirán por un valor monetario.

En lo que respecta al estado de las negociaciones sobre la libre circulación de mercancías, la intención del gobierno andorrano es que desde el capítulo 1 al 23 de productos agrícolas se incluyan dentro del acuerdo de asociación y, por tanto, entren a formar parte del mercado europeo.
En cuanto al capítulo 24, sigue siendo el principal caballo de batalla que Govern tendrá que defender en Bruselas. El sector del tabaco quiere que este capítulo permanezca intacto tal y como está definido en el acuerdo aduanero vigente, con preferencias por encima de las europeas sobre todo a la hora de importar, o al menos mantener un periodo de transición no más corto de 20 años. Esto es lo que planteará Govern a la Unión Europea, con la sensación de que la predisposición por parte de Europa existe.

Fuente: Ara Andorra