La primera jornada de huelga de los estibadores portuarios consiguió este lunes parar los puertos españoles. Desde los más grandes, como Algeciras o Valencia, hasta los de menor peso en el transporte de mercancías en España. El seguimiento del paro fue de prácticamente el 100%, confirmado tanto por estibadores como por las empresas y el Gobierno, con la única excepción del Puerto de Cartagena. Según Fomento, la jornada se cerró sin incidentes y con el cumplimiento de los servicios mínimos.
Mañana miércoles y este próximo viernes están previstos nuevos paros, pacíficos, que persiguen causar impacto económico en las empresas para que así, éstas, accedan a negociar y cedan terreno.

Los paros son para exigir que se mantengan todos los puestos de trabajo tras la reforma de la estiba que se aprobó recientemente, y que no aseguraba nada al respecto de este punto tan importante para los estibadores. “Si no hay un acuerdo sobre la subrogación de los estibadores, la intensidad de las huelgas crecerá”, advirtió Antolín Goya, líder de Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, sindicato mayoritario del sector.
Con la falta de garantías sobre la subrogación total, los sindicatos, encabezados por el mayoritario del sector (la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar), optaron por la huelga en las horas impares, que previsiblemente llevarán a cabo también el miércoles y el viernes. Entre el miércoles 14 y el viernes 16 de junio planean 48 horas de huelga. Y de nuevo volverán a los paros en horas impares el 19, 21 y 23 de junio.
Todo ello por la petición de las empresas del pasado jueves de 15 días para analizar las necesidades de mano de obra en cada puerto. Quieren un estudio para conocer los trabajadores que necesita el sector en cada lugar y hasta entonces no hablarían de la garantía del empleo de los estibadores. Este requerimiento, dicen los trabajadores, se repite desde el inicio de las negociaciones, aunque nunca han llegado a mostrar los resultados de dicho estudio.
Fuente: El País