La huelga intermitente en los puertos españoles, que se ha llevado a cabo durante las horas impares de 3 días, se ha dejado sentir en la economía española. 36 millones de euros se han perdido ya, según los datos de Puertos del Estado y las empresas portuarias, y eso sin tener en cuenta el coste en reputación de los puertos de españoles, una pérdida difícil de cuantificar, pero tan o más importante, dado lo fundamental que es la predictibilidad en la circulación de bienes.
Estos números indican que por cada dia de huelga se han perdido 12 millones de euros, de los cuales 2,5 corresponden al transporte terrestre, y 5 a las compañías estibadoras, según el Ministerio de Fomento. Los otros 4,5 millones restantes son pérdidas que se reparten entre los distintos ámbitos de la comunidad portuaria, entre ellos remolcadores, prácticos, licenciatarios de servicios comerciales y operadores logísticos. Y también los cargadores han incrementado sus costes, al tener que recurrir a cadenas logísticas alternativas.
El clima de conflicto está provocando reacciones muy impactantes para la economía española, como son los desvíos de grandes navieras de puertos españoles a otros puertos de la costa mediterránea, como Tánger. Si estos desvíos se convirtieran en permanentes España tendría un grave problema, por lo que Fomento ha vuelto a vuelve a hacer un llamamiento a los sindicatos y a la patronal para que se sienten a dialogar y se recupere la normalidad en los puertos españoles porque “la decisión de los sindicatos de mantener la huelga está afectando de manera directa y definitiva a los empleos en la estiba”, afirma el comunicado enviado.
Fuente: El Mundo